Guerra Iran – Irak

Irán

Irán, cuyo nombre oficial es «República Islámica de Irán», es un Estado de Oriente Medio y Asia Occidental. Hasta 1935, fue conocido en Occidente como Persia, aunque hoy en día este nombre sigue siendo válido y aceptado junto con el de Irán. En 1980 tenía 38,67 millones de habitantes y su presidente era Abolhasán Banisadr.

Irán había sido, desde la antigüedad, una monarquía totalitaria, pero tras la revuelta del pueblo se convirtió en República islámica el 1 de abril de 1979 y se estableció una teocracia chiíta con Ruhollah Jomeini como Líder Supremo. Como teocracia, el máximo representante del estado es siempre un ayatolá o líder religioso.

Aunque representan solo una décima parte de todos los musulmanes, en Irán más del 80% de la población son chiítas. Esta rama del Islam se inició como una facción política: literalmente “Shiat Ali” o el partido de Ali. Ali era el yerno del profeta Mahoma y los chiitas reclaman su derecho, y el de sus descendientes, a liderar a los musulmanes.

Irak

Irak, antiguamente conocido como Mesopotamia, se encuentra en el sureste de Asia y limita al sur con Kuwait y Arabia Saudita, al oeste con Jordania, al noroeste con la República Árabe Siria, al norte con Turquía y al este con Irán y su población estimada en 1980 era de 13,65 millones de habitantes.

Irak fue una monarquía hasta la revolución del año 1958. A esta revolución, siguieron una serie de reformas sociales, però el sistema político se volvió cada vez más dictatorial. Siguieron varios intentos de golpes de estado hasta que el partido Baath en 1968 asumió el poder. Sin embargo, el presidente dimitió debido a una enfermedad, lo que causó que Saddam Hussein en 1979 se autonombrara presidente de Irak.  El régimen que instauró como presidente se centraba en un liderazgo con gran culto a su personalidad. Las ambiciones del dictador fueron mucho más allá de Irak. Además, como Hussein admiraba a Stalin, imitó muchas de sus actuaciones como la creación de una policía secreta o la realización de una purga dentro de su partido político en contra de los opositores a su gobierno.

En cuanto a la religión, en Irak predominaba la religión sunita. Su nombre proviene de la expresión “Ahl al-Sunna”: la gente de la tradición.

Causas

Varias causas desencadenaron la guerra entre Irán e Irak. En primer lugar, nos encontramos ante los conflictos territoriales que incluyeron las disputas sobre quién debía ocupar la región que rodeaba el río fronterizo de Shatt al-Arab y el reclamo iraq0uí en la provincia iraní de Juzestán (provincia muy rica en petróleo). En segundo lugar, otra causa que favoreció el conflicto fueron las tensiones religiosas entre Irak, donde la mayoría de población era sunita, e Irán, donde la religión predominante era el chiismo. Y en tercer lugar, la última causa que acabó de nublar la relación entre ambos estados fue su diferencia ideológica. Ambas ideologías se contradecían entre sí: Irak perseguía un panarabismo de orientación nacional, mientras que Irán representaba una visión panislámica bajo los auspicios religiosos.

En cuanto al panarabismo y al panislamismo, se consideran el nacionalismo árabe y musulmán de la época contemporánea. Siempre se han confundido los términos “árabes” y “musulmanes” y muchos incluso creen que son lo mismo, cuando en verdad no lo son. Un árabe es una persona que reside en cualquiera de los países de la región del Medio Oriente y Arabia. Es una distinción étnica, pero no religiosa. Un musulmán, en cambio, es una persona que practica la religión islámica y que no necesariamente reside en países de la región del Medio Oriente. Esta palabra hace alusión directa a una característica religiosa.

El panarabismo es una ideología política que surgió en el siglo XIX con el fin de conseguir la unión y consolidación de estados árabes en la región del Medio Oriente y alrededores a diferencia del panislamismo, que tiene el ideal específico de proteger únicamente aquellas naciones que tienen como religión el islam. El objetivo de el panislamismo es básicamente propagar esta religión ante una perspectiva global.

El 22 de septiembre del 1980, el dictador iraquí Saddam Hussein declaró la guerra a Irán. Con esto empezó la Primera Guerra del Golfo (1980-1988), que duró ocho años y causó alrededor de un millón de muertes.

Desarrollo del conflicto

La Primera Guerra del Golfo se inició el 22 de septiembre de 1980 cuando Irak atacó a Irán. El avance del ejército iraquí se basó en la suposición que el régimen iraní se habría debilitado después de la revolución de 1979. El objetivo inicial era la anexión de Juzestán y esperar a que los habitantes chiíes les dieran apoyo militar para crear una crisis interna en Irán y así derrocar al gobierno. Sin embargo, este escenario no ocurrió, ya que los árabes iraníes de Juzestán lucharon con las fuerzas iraníes. El 24 de octubre, los iraquíes conquistaron la capital de Juzestán, Khorramshahr. La resistencia iraquí se vio obligada a detener la ofensiva hasta diciembre. Gracias al ataque inicial, los iraquíes ganaron entre 80 y 120 kilómetros de terreno a Irán a lo largo del río Shatt al-Arab, la única vía de acceso al golfo Pérsico por parte de Irak.

La lucha armada se reprendió en 1981, cuando las fuerzas armadas iraníes expulsaron a los iraquíes de los territorios conquistados. En junio del año siguiente, Saddam Hussein retiró sus tropas de las partes aún ocupadas del país y anunció un cese al fuego unilateral, a lo que Irán se negó, ya que Jomeini y sus seguidores vieron la oportunidad de llevar la revolución islámica al país vecino. Se iniciaron entonces una serie de ataques para tomar puestos estratégicos iraquíes, pero Irán apenas pudo ganar territorio. En el transcurso del conflicto se desarrolló una guerra de trincheras al estilo de la Primera Guerra Mundial, ya que tuvieron lugar numerosas batallas en las que no se consiguió un cambio significativo de la situación.

Se sucedieron las ofensivas y contraofensivas hasta que, en julio de 1988, Saddam Huseín amenazó a Khomeini con un ataque a gran escala contra la población civil usando armas de destrucción masiva. La desprotección de la población iraní y una más que probable escalada del conflicto forzaron a Jomeini a aceptar el alto al fuego.

La guerra acabó con la vida de alrededor de un millón de personas, muchas de ellas civiles, ya que las fuerzas aéreas de ambos bandos bombardearon indiscriminadamente zonas residenciales para aterrorizar a la población. Asimismo, Irak usó armas químicas como el gas mostaza o el gas sarín, que están prohibidas por la comunidad internacional.

Para dañar económicamente al enemigo, ambos países destruyeron barcos e instalaciones petrolíferas. Dentro de esta definición también entraban barcos de países aliados que abastecían con materias primas a cada bando. Dentro de la barbarie de la guerra cabe destacar dos ataques que se produjeron por error. El primero ocurrió en mayo de 1987, cuando un avión iraquí disparó dos misiles contra la fragata americana USS Stark con el resultado de 37 muertos. Un año más tarde, otro barco de guerra de procedencia estadounidense, el USS Vincennes, lanzó dos misiles contra un avión comercial de la compañía Iran Air matando a las 290 personas que iban a bordo.

 

Solución

Mientras Irak recibía la ayuda financiera de Arabia Saudita, Kuwait y la Unión Soviética, Irán solo recibía el apoyo de Siria y Libia. La importante crisis económica que Irán sufría, junto con el aislamiento de ese país a nivel internacional hizo que, en 1988, Khomeini, líder iraní, firmase la resolución de alto el fuego 598 aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Finalmente se llegó a la paz el 20 de agosto de 1988, sobre la base del mantenimiento de la situación territorial anterior al enfrentamiento bélico. El resultado final fue un empate práctico entre ambos países y el cese de la guerra.

Consecuencias

Una de las consecuencias que conllevó el conflicto fueron las duras sanciones económicas que sufrió Irak por haber iniciado la guerra. Irak dependía de un precio elevado del petróleo para poder hacer efectivo el pago de la deuda. Sin embargo, Kuwait mantenía una sobreproducción que rebajaba el precio del crudo. Este hecho, junto con otros conflictos territoriales hizo que Sadam Huseín invadiera Kuwait en 1990. Esta invasión fue posteriormente conocida como Guerra del Golfo (2 de agosto de 1990-28 de febrero de 1991).

 

Las pérdidas humanas fueron enormes. Se habla de un millón de bajas, entre ambos bandos, aunque hay varias fuentes que doblan esa cifra. Quizá se pueda cifrar las muertes en medio millón de seres humanos, con Irán como el país que sufrió las pérdidas más duras. Aparte de las muertes, hubo también un gran número de heridos (2.000.000)  y desplazados (4.000.000).

Situación actual

En 2003 después de que Estados Unidos invadiera el territorio dentro de su guerra global contra el terrorismo, la Irak baazista (es decir la Irak que prohibía a la oposición y la crítica de su ideología) fue derribada y actualmente Irak se define como una república.

Irán, en cambio, conserva la misma estructura que creó a partir de la revolución de 1979, es decir, una república islámica presidida por un régimen autoritario. Sigue vigente el programa nuclear que se inició en los años 50 y esto hace que se generen tensiones con Estados Unidos, ya que éstos sospechan de la fabricación de armamento nuclear.

GLOSARIO

Khuzestan = Juzestán

Khomeini = Jomeini

Saddam Hussein = Sadam Huseín

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s