Pol Pot i els khmers rojos (Cambodja)

Introducción

Cuando se planteó que tema queríamos hacer para este trabajo, rápidamente se decidió que lo más adecuado era elegir aquel sobre el cual supiésemos menos, ya que esta asignatura, en parte, trata de informarse más sobre el mundo que nos rodea. Como ponerse todos de acuerdo y quedar es bastante complicado, cualquier persona que haya hecho alguna vez un trabajo en grupo lo sabrá, y más cuando todos los miembros trabajan además de estudiar, también se acordó dividir el trabajo equitativamente, pero al mismo tiempo intentar mantener la coherencia y concordancia lo máximo posible.

Para facilitar la comprensión del tema, lo hemos dividido en tres partes principales: el contexto sociopolítico, la figura de Pol Pot y el genocidio en Camboya en particular.

Contexto sociopolítico01

No se puede entender la situación que vivió Camboya durante la segunda mitad de la década de los 70 si antes no miramos cuál era la situación en la que se encontraba el país. A grandes rasgos, Camboya a principios del siglo XX formaba parte de la Indochina Francesa, zona del sudeste asiático con fronteras entre China y, en aquel entonces, Siam (ahora Thailandia) con gran parte de la costa en el Mar del Sur de China que en la actualidad ocupa las zonas de Laos, Camboya y Vietnam. La colonización por parte de Francia de esta parte del mundo había empezado el año 1859 con la ocupación de Saigón (Vietnam). Poco a poco fueron tomando más tierras de los alrededores hasta hacerse con todo el país. Camboya fue ocupada en 1863 para evitar que Siam la conquistara y Laos se anexionó en 1893. Todo esto en un intento de parar el dominio del pacífico de los ingleses.

En la década de los años 30, después de la caída de la bolsa de 1928, el poder colonial comenzó a debilitarse. Sin embargo, mediante su fuerza militar, Francia consigue mantener el control. Los cambios llegan en la década de los años 40, después de la derrota de Francia por parte de los alemanes, Indochina pasa al control del Régimen de Vichy que deja entrar a las tropas japonesas, que el 9 de marzo de 1945 expulsan a lo franceses y declaran la «independencia» de Indochina bajo el control japonés. Sin embargo esto no durará mucho, ya que poco después son derrotados por Ho Chi Minh. Después, Francia intentó recuperar el control, lo que provocó la Guerra de Indochina, que acabó desembocando en la independencia de los tres países que formaban Indochina, y más adelante la guerra de Vietnam. Camboya se convertiría en un estado independiente bajo el reinado del rey Norodom Sihanouk, hasta que en 1970 por culpa de la Guerra de Vietnam y los bombardeos de bases del Viet Cong en Camboya por parte de los Estados Unidos crean inestabilidad en el país y se produce un golpe de estado por parte de el general Lon Nol para expulsar a toda la izquierda del país como reacción a la presencia del Viet Cong. Sin embargo, esto provoca una guerra civil dentro de Camboya entre el gobierno y los partidos de izquierda.

Camboya era uno de los más homogéneos de la región. Su población era 80% jemer, 80% rural, 80% budista. Solamente contaba con minorías chinas y vietnamitas, principalmente en las ciudades, y otra minoría cham, un grupo étnico polinesio, musulmana. Los jemeres se encontraban principalmente en el campo de manera muy dispersa. Esto creó dos sociedades claramente divididas: la rural, que produce para subsistir, y la urbana que se dedica al comercio internacional. Dentro de los jemeres también distinguimos tres grupos distintos:02

  • Jemeres de Camboya.
  • Jemeres de la baja Camboya (una minoría en el sur de vietnam).
  • Jemeres de la alta Camboya (una minoría tribal del norte de Camboya).

Con una población principalmente rural, la mayoría de la educación iba a cargo de las pagodas budistas, pero con la llegada de los franceses, estas fueron declinando poco a poco. La educación secundaria solamente estuvo disponible desde 1933, y la educación superior no existía. La situación era tal que en 1954 solamente 144 personas habían acabado el baccalauréat en todo el país. Hasta 1955 la educación la llevaban principalmente los que habían recibido una educación tradicional o religiosa. Sin embargo, con la llegada del rey Sihanouk, esta situación mejoró, llegando hasta 150000 estudiantes en 1963.

¿Quién era Pol Pot?

Las palabras “genocidio de Camboya” siempre van de la mano con el nombre de su líder: el dictador Pol Pot. Sin embargo, su verdadero nombre no era este. Él, en realidad, se llamaba Saloth Sar. Pero entonces, ¿qué le llevó a cambiarse el nombre?, ¿quién era verdaderamente Saloth Sar?

Saloth Sar era hijo de una familia de terratenientes. De pequeño, lo enviaron a un monasterio budista, donde recibió la mejor educación posible para su tiempo. Más tarde, cuando tenía veinte años, visitó los Templos de Angkor y se dio cuenta de que si sus antepasados jemeres (etnia predominante en Camboya) habían sido capaces de construir eso, él también podía conseguir cualquier cosa que se propusiera, como por ejemplo revivir el espíritu y el orgullo nacional —que se habían perdido por culpa de la colonización francesa del país—, construir un país sólido y conservarlo para siempre. Así pues, en 1948, decidió irse a París para continuar estudiando y fue allí donde adoptó un nuevo punto de vista, según el cual el comunismo radical sería la única vía posible para expulsar a los colonos franceses de Camboya. Finalmente, en 1953, decidió volver a su país para luchar por la independencia.

La Camboya de esa época vivía una situación complicada: el rey, Norodom Sihanouk, pretendía liderar el movimiento de independencia del país y no quería dejar que lo hicieran los comunistas. Y, de hecho, así fue: Sihanouk se convirtió en el “Padre de la Patria” por dirigir a Camboya hacia la independencia, lo cual fue un golpe duro para Saloth Sar. Por este motivo, Sar empezó una lucha política de forma encubierta que desembocó en la creación clandestina del Partido Comunista de Kampuchea. Ante eso, el rey Sihanouk arrancó una campaña contra este partido y sus miembros, a los que bautizó como Jemeres Rojos (jemeres por pertenecer a dicha etnia camboyana y rojos por su ideología comunista).

En 1963, Sar y sus aliados se marcharon a la selva, donde empezaron a crear la idea del nuevo comunismo camboyano. Allí recibían muchas publicaciones de la Unión Soviética y China y su objetivo era poner en práctica algunas de esas teorías adaptándolas ligeramente. Fue en este momento cuando Saloth Sar y los otros dirigentes del movimiento se cambiaron el nombre. Así pues, fue a partir de entonces que aparece  por primera vez el pseudónimo de “Pol Pot” para referirse al dictador, aunque también utilizaba otros dos, que no han pasado a la historia: “Bang Pol” y “Lamoth”.

Finalmente, el 17 de abril de 1975, Pol Pot y los Jemeres Rojos tomaron la capital, Nom Pen. Los camboyanos los recibieron con alegría porque pensaban que dejaban atrás años muy duros y de guerra y que empezaba un periodo de esperanza. Sin embargo, no fue así.

El genocidio de Camboya

Una vez tomada la capital, Pol Pot, obsesionado por la creación del hombre nuevo, instauró una utopía rural: el objetivo era la transformación total y radical del país. Los Jemeres acabaron con el dinero, la propiedad privada y la religión y se fundaron sociedades agrarias en las que todos los bienes eran colectivos. Así pues, vaciaron las ciudades, de modo que dos millones de personas se vieron obligadas a irse desde la capital hacia el campo, donde vivían en comunas, malnutridos y se les obligaba a hacer trabajos forzados. Asimismo, con esa obsesión de “la purificación de la población” y de eliminar las diferencias sociales, se mataron a las clases propietarias, a los intelectuales y a los comerciantes. Médicos, maestros, abogados, muchos de los que habían tenido una educación secundaria e incluso los que llevaban gafas o tenían callos en las manos fueron torturados y/o ejecutados. Además, otros de los objetivos principales de persecución fueron personas de etnia vietnamita, tailandesa, china y cham, los camboyanos cristianos y los monjes budistas. Así también, los soldados y oficiales del antiguo gobierno fueron separados de sus familias y ya nunca más regresaron. Se calcula que mataron a un tercio de la población. Sin embargo, el hecho de que este genocidio sea tan reciente provoca que no haya una cifra concreta de los muertos: actualmente oscila entre un millón y tres millones.

Generalmente los asesinos eran chicos y chicas de entre diez y quince años que fueron convertidos en máquinas de matar a base de sesiones de adoctrinamiento político. Las víctimas, antes de ser ejecutadas, pasaban por interrogatorios de gran dureza: si confesaban algún delito, se las condenaba a muerte; si no, morían a manos de los torturadores de un golpe en la cabeza. Además, las prisioneras sufrieron violaciones como parte del procedimiento para que confesaran. Principalmente las ejecuciones se realizaban en los campos de exterminio, también conocidos como Campos de la Muerte. El S-21, una antigua escuela de secundaria, fue el centro de interrogación, tortura y ejecución donde se mataron a más personas: en cuatro años, más de diecisiete mil. Esta matanza masiva supuso la construcción de grandes fosas comunes. En 1998 ya se habían contado más de veinte mil.

Este régimen del terror duró cuatro años y finalizó en 1979. Sin el apoyo de los campesinos camboyanos, que estaban hartos de pasar hambre y de la brutalidad de los crímenes, el régimen de Pol Pot fue atacado por los vietnamitas. Después de una guerra de diecisiete días, entre diciembre de 1978 y enero de 1979, Vietnam invadió Camboya. Como consecuencia, Pol Pot y los suyos pasaron a la clandestinidad y se instalaron en la frontera con Tailandia. Finalmente, Pol Pot murió el 15 de abril de 1998, hace justo veinte años, a los 72 años de edad, en medio de las selvas camboyanas.

Consecuencias y sociedad actual

La Guerra camboyano-vietnamita duró hasta 1991, año en el que se firmaron los acuerdos de Paz de París. Hoy en día el país sigue en su período de posguerra con todo lo que ello implica: pobreza, desempleo y epidemias. Aunque Pol Pot basó toda su obra de gobierno en la búsqueda de una sociedad nueva, más justa y más igualitaria, las consecuencias fueron nefastas y Camboya todavía arrastra secuelas a nivel político, económico y cultural.

Respecto a la política, la nación es una monarquía constitucional parlamentaria, cuyo jefe de estado es el rey Norodom Sihamoní y tiene como jefe de gobierno el Primer Ministro Hun Sen. En 1997 un golpe de Estado lo llevó al poder y ha permanecido en él hasta la actualidad. A pesar de que ya han pasado veinte años, sigue habiendo un cierto miedo a la nueva situación política; sobre todo por la existente corrupción gubernamental, que desalienta las inversiones extranjeras.

Y es que la política y la economía van ligadas. La abolición de los mercados y la moneda promovidos durante el régimen llevaron a la economía del país a la ruina y esta permaneció estancada durante los años de guerra siguientes. La gran esperanza del estado reside en el turismo, que es la industria de mayor crecimiento desde el año 2000, y en las reservas de gas y petróleo encontradas recientemente en sus aguas territoriales, que permanecen sin explotar por las disputas territoriales con Tailandia. A pesar de ello, el desarrollo a largo plazo de la economía después de décadas de guerra continúa siendo un gran desafío.

También lo son la educación y la cultura, ya que muchos de sus habitantes son analfabetos. Si antes de la guerra Camboya ya se caracterizaba por tener una mayoría de población rural con una educación muy básica, durante los años de Pol Pot se ejecutaron a los pocos intelectuales que había a fin de acabar con la diferencia de clases sociales. La falta de profesionales cualificados es todavía hoy un serio lastre del mercado laboral camboyano.

¿Y cómo reacciona la población a todo ello? Un joven que viviera con 15 años el genocidio de 1978 es hoy un hombre de 55 años con serias secuelas mentales. Sin embargo, la mayoría de las personas como él no se plantean buscar ayuda médica e, incluso, algunos mantienen la creencia de que quizá se trate de un sufrimiento merecido fruto del karma. Por lo general, la sociedad camboyana adopta una actitud resignada ante la situación y se refugia en el budismo a la espera de otra vida mejor.

Por su parte, los hombres de la guerrilla de los Jemeres Rojos aceptaron el proceso de paz que se les ofreció en 1999. Durante los años siguientes la ONU y muchas organizaciones de Derechos Humanos presionaron al gobierno de Hun Sen para que se llevara a cabo un juicio contra los responsables del genocidio. Después de largas negociaciones, en 2007 se abrió el juicio a los Jemeres Rojos.

 

Bibliografía

https://www.youtube.com/watch?v=vtPHzkfJv2Q

https://www.notablebiographies.com/Pe-Pu/Pol-Pot.html

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-utopia-terror-jemeres-rojos/782135/

http://www.elmundo.es/elmundo/1998/abril/16/internacional/cronica.html

https://historiaybiografias.com/pol_pot/

http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2015/01/12/54b3a210ca4741563b8b457a.html

http://arqueohistoriacritica.blogspot.com/2013/07/pol-pot-lider-de-los-jemeres-rojos.html?q=pol+pot

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94488

http://www.elmundo.es/elmundo/1998/abril/16/internacional/biografiapolpol.html

Kiernan, B. (1996). The Pol Pot regime : race, power, and genocide in Cambodia under the Khmer Rouge, 1975-79. New Haven : Yale University Press.

Simon, P.-J. (2001). L’Indochine française : bref aperçu de son histoire et des représentations coloniales. Hommes et Migrations, 1234(1), 14–22. http://doi.org/10.3406/homig.2001.4826

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s