Watergate

watergate

A lo largo de la historia política mundial ha habido varios escándalos con graves consecuencias y de gran repercusión, el escándalo del Watergate en Estados Unidos es uno de ellos. Tuvo lugar en la década de los 70. Hoy en día, Watergate se ha convertido en un término que representa la corrupción y el escándalo político.

El 17 de junio de 1972, se descubrió dentro de la sede del Comité Nacional Demócrata en el complejo de oficinas Watergate de Washington a 4 cubanoamericanos y 1 estadounidense que se disponían a robar. La captura de estos ladrones destapó una conspiración de espionaje e hizo que el gobierno de la época se enfrentara a una gran crisis de crédito.

 

14709110124983.jpg

CONTEXTO Y ENCUBRIMIENTO INICIAL
Antes de la revelación del escándalo de Watergate, gracias a la larga carrera política y el conocido discurso sobre la “Mayoría Silenciosa” sobre la guerra de Vietnam, Richard Nixon, presidente republicano, era considerado uno de los políticos con más carisma de Estados Unidos. No obstante, a causa del escándalo, de su encubrimiento y de la obstaculización de la investigación, Richard Nixon perdió toda la buena valoración y la credibilidad que había tenido.

220px-Richard_M._Nixon,_ca._1935_-_1982_-_NARA_-_530679

Todo comenzó por un programa de inteligencia de campaña presentado por G. Gordon Liddy, asesor de Finanzas para el Comité para la Reelección del Presidente (CRP), Jeb Stewart Magruder, Presidente del Comité, John Newton Mitchell, Ministro Federal de Justicia y John W. Dean III, abogado empleado por la Casa Blanca. Este programa incluía un plan para fotografiar documentos confidenciales de campaña e instalar dispositivos de escucha en los teléfonos de la sede del Comité Nacional Democrático (DNC) en el Complejo Watergate en Washington, D.C. Esta operación fue denominada “Operación Gemstone” Sin embargo, debido a un problema de los dispositivos de espionaje previamente instalados, el líder del  programa (el ex asesor de la CIA James McCord) decidió preparar un segundo allanamiento en el Watergate con cuatro refugiados cubanos la mañana del 17 de junio de 1972. Al mismo tiempo, E. Howard Hunt (el ex oficial de la CIA) y G. Gordon Liddy se encargaron de organizar la operación en el motel de Howard Johnson al otro lado de la calle del complejo de Watergate.

El plan de instalación en principio debería de haber tenido éxito, no obstante, falló por un pequeño incidente. Un guardia de seguridad del Complejo Watergate, Frank Wells, descubrió la una anomalía en la cerradura de algunas puertas del complejo que conducían desde el garaje subterráneo a varias oficinas, estas cerraduras estaban cubiertas por unas cintas (Frank Wells quitó las cintas pero nuevas cintas volvieron a aparecer). Así, los cinco ‘ladrones’ fueron atrapados en una oficina y por la prisa que tenían Hunt y Liddy en huir, dejaron evidencias importantes: dinero negro cuya fuente de fondo era la donación política de Nixon y el financiamiento del CREEP, una caja fuerte, una agenda telefónica que tenía el número de la Casa Blanca. Todas estas evidencias confirmaban que el gobierno republicano había realizado el espionaje telefónico y la supervisión de las conversaciones telefónicas en la sede del Partido Demócrata, lo que amenazaba la reelección del presidente Richard Nixon.

lossy-page1-200px-Government_Exhibit_133_Chapstick_Tubes_with_Hidden_Microphones_-_NARA_-_304967.tif

RUTA DEL DINERO

Entre todas las pruebas que habían dejado, el nombre de E.Howard Hount fue descubierto en la libreta de direcciones de dos de los sospechosos. Los policías encontraron más indicios en la caja fuerte de Hunter que no había sido destruida por los representantes del FBI Dean y L. Patrick Gray. Ante esta coyuntura, Nixon obligó a la CIA a utilizar su poder para obstaculizar la investigación del FBI y encubrir así el delito. Nixon quería que hubiera una investigación, que esta investigación no fuera muy exhaustiva y que permitiera declarar su inocencia y la de sus colaboradores.

La conspiración empezó a salir a la luz cuando se descubrió que el dinero que se había utilizado para pagar a los ladrones provenía de los fondos para el Comité de Reelección de Nixon. Esto establecía la clara relación entre los cinco implicados en la incursión en las oficinas del Partido Demócrata y personas relacionadas con la vida política de Richard Nixon. El 29 de septiembre de 1972 el FIB publicó su conclusión: el allanamiento de Watergate formó una parte de la campaña masiva de espionaje político y sabotaje en nombre del comité de reelección de Nixon.

EL PAPEL DE LOS MEDIOS

La cobertura de los medios de comunicación también fue uno de los principales factores que influyeron en el escándalo: el Washington Post, el Times y el New York Times realizaron un gran trabajo de investigación y ayudaron a sacar a la luz todo el escándalo.

Cinco periodistas de estos periódicos mantuvieron contacto con una fuente anónima de la que recibían informaciones y noticias sobre el escándalo. A esta fuente anónima se le llamaba “Garganta Profunda”; más tarde salió a la luz que se trataba de William Mark Felt, número dos del FBI en la época del Watergate.

En esa época, la gran mayoría de medios de comunicación estaban centrados en las elecciones presidenciales y en la carrera por la reelección de Nixon. Así pues, en un principio, los medios de comunicación no dieron mayor importancia al asunto y la sociedad tampoco lo hizo. En un principio, pocas personas quisieron investigar el incidente en el complejo Watergate hasta que uno de los ladrones condenados escribió al juez Sirica alegando un encubrimiento de alto nivel. Ante este descubrimiento, los medios de comunicación cambiaron su enfoque y comenzaron una investigación más profunda. La competición entre diferentes medios de comunicación hizo que las investigaciones fueran cada vez más exhaustivas y también hizo que el gobierno de Nixon no pudiera controlar lo que se decía en los medios de comunicación. Ante el inicio de las investigaciones periodísticas, el gobierno de Nixon intentó desacreditar las informaciones que se publicaban, pero rápido se demostró la precisión y veracidad de las mismas. Esto provocó la ampliación de la cobertura y también empezó un proceso en el que la credibilidad del gobierno empezó a caer en picado, desatando así la crisis de gobierno que desencadenaría la dimisión del presidente Nixon.

AGRAVAMIENTO DEL ESCÁNDALO

Tras la detención de los cinco sospechosos, la participación de la Administración Nixon que provocó la sospecha y la insatisfacción del público empezó a ser el objeto de la investigación.

En abril de 1973, una conversación de Nixon de finales de marzo fue completamente divulgada, demostrando que planteaba sustituir a Haldeman, Ehrlichman y Dean con el fin de reducir la amenaza a su presidencia.  A pesar de la nueva conspiración de Nixon, las cartas que los ladrones condenados escribieron al juez Sirica ayudaban a demostrar que Nixon había participado en el encubrimiento, ya que Magruder, el presidente del Comité para la Reelección, confesó que había cometido perjurio durante el juicio a los ladrones, implicando a John Dean y John Mitchell.

El 15 de abril del 1973, una conversación privada entre Nixon y Dean que versaba sobre el escándalo del Watergate fue grabada; posteriormente, esta grabación se convirtió en una de las evidencias que forzaron la dimisión de Nixon. A pesar de la petición de Nixon de renuncia a Haldeman y Ehrlichman para evitar que él mismo fuera implicado en la trama; las evidencias ofrecidas por influyentes ex-ayudantes suyos y por otros acusados hicieron que la presidencia de Nixon empezara a sumergirse en una profunda crisis.

MASACRE DEL SÁBADO

Fue el nombre que se le dio a lo que aconteció durante la noche del 20 de octubre de 1973 con el despido improcedente del Fiscal Especial Independiente Archibald Cox por parte del presidente Nixon, provocando la consecuente renuncia del Fiscal General Elliot Richardson y del Fiscal General Adjunto William Ruckelhaus al no querer participar en esa pantomima ilegal. El Fiscal Independiente Cox  emitió un mandamiento al Presidente para que entregara las copias de las conversaciones grabadas en la oficina oval con el fin de aclarar el robo producido por aquellos ladrones, pero Nixon se negó y propuso que el Senador John C. Stennis, con problemas de audición, revisara y transcribiera las grabaciones.  Al negarse Cox  a aceptar este ofrecimiento, Nixon intentó que el Fiscal General primero y ante su negativa el Fiscal General Adjunto despidieran a Archibald Cox; pero ambos se negaron. Finalmente, fue despedido por el propio Presidente durante la noche del sábado aprovechando que las oficinas gubernamentales estaban cerradas y con la carta de autorización para el despido de Bork, titular del Departamento de Justicia. El 14 de noviembre de 1973 el Juez Federal del Distrito Gerhard A. Gesell falló que el despido de Cox fue ilegal en ausencia de pruebas de conducta impropia, que era la acusación alegada por Nixon. El Congreso vio esta conducta como un abuso de poder presidencial y la NBC News en una encuesta realizada después de ese sábado noche para saber si la población apoyaría un juicio público contra el Presidente, mostró que un 44% de los estadounidenses estarían a favor de un juicio público contra el Presidente. Nixon fue obligado a que Bork nombrara un nuevo fiscal especial, para continuar con la investigación del robo. Este nuevo fiscal especial fue León Jaworski.

PUBLICACIÓN DE LAS TRANSCRIPCIONES

Ante el avance de las investigaciones, se decidió publicar no las grabaciones originales pero sí las transcripciones. El Gobierno de Nixon tuvo problemas a la hora de decidir qué grabaciones hacer públicas, se acordó que toda la información pertinente debía ser divulgada. Mientras el equipo legal defendía una publicación de transcripciones sin editar, el secretario de prensa se decantaba por una versión editada y censurada. En un discurso a la nación el 29 de abril de 1974 Nixon anunció el lanzamiento de las transcripciones. Si bien en un inicio la reacción de la sociedad fue positiva respecto a la publicación de las transcripciones y a pesar de que las transcripciones no revelaban ningún delito acusatorio respecto al Presidente, poco a poco la gente fue dando más importancia a la actuación inmoral, desagradable y despreciable de Richard Nixon.

CORTE SUPREMA, LIBERACIÓN DE CINTAS Y EL FINAL: LA RENUNCIA

images

La cuestión del acceso a las cintas llegó a la Corte Suprema de EEUU y ésta en el caso EEUU contra Nixon dictaminó por unanimidad, el 24 de julio de 1974, que las reclamaciones de privilegio ejecutivo sobre las cintas que se habían reclamado eran nulas. El privilegio ejecutivo es el poder del presidente y de otros miembros del poder ejecutivo de Estados Unidos para rechazar algunas citaciones y otras intervenciones de los poderes legislativo y judicial que hagan referencia a información o a personal del ejecutivo. Para poder rechazar el privilegio ejecutivo esta información tiene que ser esencial para el caso.

Así pues, considerándose las cintas esenciales para el caso, se ordenó al Presidente que entregara las cintas al fiscal especial, Nixon cumplió con esta orden el 30 de junio de 1974 y las cintas se hicieron públicas. El caso EEUU contra Nixon sentó un precedente crucial que limita hoy en día el poder de cualquier presidente de EEUU a la hora de reclamar el privilegio ejecutivo. Las cintas revelaron conversaciones entre el presidente Nixon y su abogado, John Dean. Se hizo público que el equipo de robo estaba siendo pagado por su silencio y también salieron a la luz grabaciones en las que se confirmaba que el Presidente estaba al corriente de los planes para bloquear la investigación, demostrándose así que había existido un delito criminal por parte de Nixon. Con la publicación de las cintas, se demostró que el Presidente había mentido a la nación, a sus colaboradores más cercanos y a sus propios abogados, durante más de dos años y también se demostró que el Presidente había estado al corriente de la situación desde el principio.

Ya en febrero de 1974 la Cámara de Representantes estadounidense había aprobado dar  al Comité Judicial encargado del caso Watergate la autoridad para investigar la destitución del Presidente. A finales de julio, varios senadores republicanos clave comunicaron al presidente Nixon que había suficientes votos como para condenarlo. El Comité Judicial había recomendado acusar a Nixon de obstrucción a la justicia, abuso de poder y desprecio al Congreso.  Ante esta coyuntura y viendo que las posibilidades de permanecer en su cargo eran inexistentes Nixon decidió renunciar. El 8 de agosto dio su ya famoso discurso de renuncia y al día siguiente Nixon dimitió oficialmente como presidente de los Estados Unidos, convirtiéndose el hasta entonces vicepresidente Gerald Ford en trigésimo octavo presidente. En su renuncia, Nixon admitió haber utilizado a la CIA para intentar desviar la atención del FBI en el caso. Con la renuncia, el Congreso abandonó el proceso de destitución y en septiembre de ese mismo año Ford puso fin a las investigaciones emitiendo un indulto completo e incondicional a Nixon, inmunizándolo de la prosecución para cualquier crimen que hubiera cometido o en el que pudiera haber participado en su etapa como presidente.

Nixon Resigns

En el juicio final, celebrado entre el 1 de octubre de 1974 y el 1 de enero de 1975, siete ex colaboradores de Nixon resultaron condenados por conspiración para obstruir el curso de la Justicia, obstrucción a la Justicia y perjurio.

Richard Nixon falleció el 22 de abril de 1994 en Nueva York.
Finalmente, la creación del Acta de Ética Gubernamental  marcó un antes y un después en la política de Estados Unidos. En el acta se recogían las normas futuras de Gobierno para no incurrir en actos ilícitos, como por ejemplo el enriquecimiento inexplicable  del Presidente y de su familia o para prevenir el conflicto de intereses entre el poder ejecutivo y fiscal.  A partir del caso Watergate nació una nueva cultura de la legalidad gubernamental.

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s